Páginas

18/12/11

Taca y Avianca cumplen su promesa

La semana pasada tomé un vuelo de la aerolínea TACA, desde San José de Costa Rica con destino final a Caracas, Venezuela.  A pesar de que el vuelo salió con retraso, llegamos a la hora pautada.

Antes del embarque, durante las 2 horas y 40 minutos que duró el trayecto, y luego en la recogida de mi equipaje, debo manifestar que no tengo ninguna queja. Por eso, tengo la obligación de felicitar a todo el personal de TACA por el excelente servicio prestado, y ponerse en los zapatos de nosotros como consumidores.

Pero la felicitación no queda ahí. De regreso a San José desde Caracas, el vuelo operado esta vez por Avianca, tenía que hacer escala en Bogotá. Mi equipaje fue facturado para ser entregado directamente a mi llegada a San José, pero al arribar mi equipaje no estaba. Inmediatamente, me informaron que llegaría al otro día y que disculpara los inconvenientes. Debo confesar que estaba tan casando que no me molesté. Tomé el papel que me dieron y me fui a dormir.

A la mañana siguiente, me llamaron 4 personas para informarme del estatus de mi maleta. A las 7 pm recibí una llamada de TACA diciéndome que ya tenían la maleta y me la harían llegar esa misma noche. Entre las 9-9.30 pm llegó a mi casa un empleado de TACA y me entregó mi equipaje forrado de plástico para evitar que se mojara por la lluvia de ese momento.

Me impresionó. No habían pasado ni 24 horas desde mi llegada y me maleta ya estaba en mi casa. Nunca. Repito, nunca, había experimentado un magnífico servicio como el de TACA y Avianca.

Muchas gracias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario