Páginas

5/1/13

After Chavez


Todo indica que Chávez no será proclamado el 10-E. Mientras la Constitución es clara, el TSJ interpreta la ley a su antojo y conveniencia chavista; y la oposición simplemente ofrece declaraciones exigiendo claridad de la enfermedad, cuando lo que hay que exigir es acción.

En estas últimas semanas, el chavismo ha distraído el futuro de Venezuela, como lo ha hecho antes, con el estatus diario sobre el Presidente, que si bien no dice nada, las palabras, caras y tonos, son interpretados como una especie de brujería para determinar la verdadera situación.

No nos debe preocupar tanto el 10-E, como el panorama que nos espera luego de que el actual Presidente tenga una falta absoluta, y no pueda asumir el cargo. Yéndome a los extremos, en el caso de que muera (lo cual no le deseo a él, ni a nadie), la exaltación de su persona y los actos conmemorativos significarán un retraso importante para las elecciones, -porque los 30 días: ¿comenzarán a regir a partir de cuándo?- y un fuerte posicionamiento de Maduro como protagonista y lógicamente candidato del oficialismo a continuar el proceso revolucionario, que dirigirá todo acto de sepelio con la participación de presidentes de diferentes naciones. En ese periodo frío para la oposición, tendremos -nuevamente- que ceñirnos a lo que paute el Gobierno. Es una situación delicada, mas tratándose de que la MUD no ha reflexionado -por el momento- de ni siquiera las causas de la derrota del 16-D, y tampoco ha definido de nuevo el candidato de la unidad, cuando está claro que no hay tiempo para llamar a elecciones primarias, y menos de elegir a dedo a alguien, encontrando la unanimidad de los partidos miembros.

La semana pasada en un artículo del ABC (España): "Maduro negocia con EEUU la vuelta de la DEA a Venezuela para acorralar a Cabello" menciona las conversaciones de acercamiento que ha tenido Maduro. Cito parte del artículo: "Las mencionadas fuentes con conocimiento del encuentro en la Casa Blanca se lamentan de que la Administración Obama esté dando este paso de acercamiento al régimen chavista debido a la inexistencia de la oposición venezolana en los medios políticos de Washington, donde literalmente no existe y donde nunca envía a nadie. No van al Congreso, no hablan con demócratas ni republicanos, y los chavistas les toman la delantera , aseguraron". No hay nada de que asombrarse, es simplemente la astucia y viveza de unos, versus otros que pelean fatigosamente como aves por simple carroña.

Debemos separar las crisis y las consecuencias de las mismas. Una cosa es la enfermedad de una persona, lo cual es compresible y merece toda la atención, ayuda y apoyo. Y otra, muy distinta, que como resultado de la misma exista un falta de gobernabilidad y descontrol de dirección de país, que no llevamos desde principios de diciembre 2011, sino desde que se vio el Presidente dominado por esta enfermedad. Debemos actuar, democráticamente, de forma ágil y asertiva.
 
Artículo publicado en el diario El Universal (Venezuela) sábado 05 de enero de 2013.