Páginas

22/5/13

Silva como un pajarito


Las supuestas grabaciones de Mario Silva solo reafirman el rumor popular de las fricciones que existen dentro del chavismos lideradas por Cabello; la corrupción a paso certero y con descaro; el fraude electoral; la inefiencia del Vicepresidente, y las posibles fallas del liderazgo de Maduro como Presidente de Venezuela. Todo esto se sabía, y sin bien ha sido un revuelo en redes sociales y en medios de comunicación, hasta qué punto tiene continuidad esa declaración para conseguir lo que queremos. Como era de esperarse, los involucrados en la conversación lo niegan, y ha cobrado sus primeras víctimas: La Hojilla y compañía.

El que pega primero, pega dos veces. Esta semana era una oportunidad valiosa para exponer y deblitar al gobierno ilegítimo, y continuar con más acciones de este estilo. El pájaro silbó, y al parecer muchas cosas volvieron a su cause, entre otras, el derecho de palabra a los diputados de la oposición en la AN. Del mal siempre se saca un bien mayor. Si hicieramos cosas contudentes semanalmente, obtendríamos muchas satisfacciones, y mantedríamos el dominio del balón.

Capriles ha seguido consejo y está visitando Venezuela. Eso es clave. Siempre que existan medios de comunicación que difundan sus recorridos. Mientras Maduro trata de ganar liderazgo en Miranda, Capriles lo hace en los otros estados. No olvidemos que todavía estamos en campaña, y que si bien, dudo mucho, que vaya a darse un conteo manual, nunca habrá que afirmar -porque es la verdad- que Maduro es el Presidente legítimo. Lo seguro, y a lo que debemos apostar, es a ganar: a) elecciones de alcaldes; y b) revocatorio presidencial. Como nunca se sabrán los detalle de la enfermedad y muerte de Chávez, tampoco se dará visibilidad a los votos contra las papeletas del 14A, y si en verdad Maduro ganó, como reafirma el CNE.

No podemos olvidar que el mismo día que se difundió la grabación, Maduro se reunió con representantes de dos de los principales canales de televisión de señal abierta para tratar la forma de promover la paz. Además, dijo Maduro, que los nuevos dueños de Globovisión querían hablar con él. En el fondo, esto evidencia intereses comunes, en especial para Maduro, de poder dopar a los venezolanos a través de mensajes y programas llamando a la concordia y a la erradicación de la violencia, cuando frente a la pantalla de cada televisor ocurre algo diferente en cada estado, ciudad, barrio o calle donde vivimos. Básicamente su esfuerzo chantajista es tener el dominio absoluto de los medios de comunicación, incluyendo Globovisión, para liderar un país con fuertes mensajes de esperanza siendo él mismo el “galán” de la tele-no-velas. Si Capriles picó adelante el lunes con la grabación, Maduro lo está intentando a mediano plazo con todas las televisoras.

No pienso que los gobiernos y organizaciones internacionales aporten. Nuestros problemas debemos resolverlos internamente. Muy por encima está la dignidad como nación para ir a pedir cacao, una declaración o una limosna a un país vecino o aliado de la causa opositora. Porque en la misma medida que levantamos fuertes críticas frente a la intromisión de los gobiernos “hermanos” que se benefician y enriquecen desde el mandato de Chávez, nuestra contraparte alega que nosotros hacemos lo mismo.

Sigamos luchando para que seamos una sola Venezuela.

11/5/13

¡Maduro no aprediste nada!

Es sorprendente que muchas veces líderes políticos y empresariales tienen a su lado personas de confianza donde delegan, confían y enseñan formas de ver la vida, de trabajar; tácticas para influir en los demás, y sobre todo tratan de transmitirle un legado, y un ejemplo exitoso de cómo triunfar. En el caso de Maduro, quien bebió del mismo manantial de Hugo Chávez por más de una década, no ha podido llegar a la altura de quien gobernó Venezuela por 14 años.

Cuando me refiero a la altura no se debe a la calidad de su gestión, sino a la empatía que creo en todos estos años frente al pueblo, al de a pie, al que pertenecemos la mayoría de la población, que no sólo lo hizo más adicto a programas sociales relacionados con becas económicas y sin esfuerzo que mermaron la capacidad profesional y productiva del venezolano en algunos casos, sino que lo ahogó en mentiras que a lo largo de los años creó una empatía con un líder como Chávez.

A pesar del "buen trabajo" hecho por Chávez, Maduro se ha quedado con la peor parte. Aprendió lo más sencillo: el insulto, las amenazas de muerte, y por supuesto que la oposición es nefasta y terrorista.

En sus pocos meses de haber sido proclamado, no ha dejado de caer en provocaciones. Reacciona con cadenas inservibles con lo que pretende cambiar la ola de dudas y rumores de aquellos que están con él. Me atrevo a decir que ni siquiera con la figura paterna de Chávez como ocurría anteriormente, está llegando a representar.

Por otro lado, su tono de voz cada vez más similar al anterior Presidente, sólo llega hacer una falsa imitación. No tiene y no tendrá facilidad de palabra e improvisación, mucho menos su lenguaje corporal será igual al de su padre. El de Maduro es rígido, con movimiento secos que transmiten más dureza que cariño frente a todos.

Maduro perdió la educación o nunca la ha tenido. Chávez tenía poco ella, pero era cínico y en algunas oportunidades hasta simpático. Era un showman, que Maduro no llegará a convertirse.

Ya la mentira no la ha aguantado, la imitación le está costando cara, y si no reacciona, no seremos la oposición quien lo sacaremos democráticamente, será su mismo pueblo, aquel que hoy en día apoya el chavismo, quien no dejará que Maduro manche de la memoria del que dicen fue un padre ejemplar para ellos.

4/5/13

Capriles, lo que queremos de vos


Ya se veía venir. El CNE no hará la auditoría según las condiciones que ha planteado Capriles. Ahora, comienza el verdadero joropo. No se repetirán las elecciones. No se verificarán los cuadernos de votación y menos las papeletas; y en pocos días los gobiernos internacionales, incluyendo a Estados Unidos, aceptarán a Maduro.


De ahora en adelante, debemos pensar y actuar, de forma rápida y astuta, sin caer en ingenuidades. Todo indica que el liderazgo está fragmentado en varias persona dentro Gobierno actual, que toman decisiones por subgrupos, sectores, y pandillas -a diferencia de Chávez- y solo Maduro da la cara de las decisiones tomadas con o sin su parecer. Pero más allá de lo que sucede dentro de sus filas, veamos lo que podemos hacer, y especialmente Capriles, para mantenerse en el juego político nacional:

A través de opiniones de varias personas sugiero las siguientes acciones:

1.     Capriles no debe regresar a la Gobernación de Miranda. La peor tentación es volver a una zona de comodidad. Tiene que seguir recorriendo el país, denunciando en cada estado a donde vaya las consecuencias por el mal manejo de los recursos. Además, debe apoyar a los próximos candidatos alcaldes de la MUD in situ. Esa es su labor. Atrás quedó el temor de que nadie es capaz de asumir el liderazgo en Miranda como él, o que el chavismos conquiste la tan desea Gobernación.

2.     Capriles nunca deberá aceptar los resultados del CNE, incluso luego de la auditoría light que manifestan Lucena & Oblitas (el duo suena como diseñadoras de moda y de fraude) hasta tanto no lo den ganador a él.

3.     Capriles tiene que hablarle a todos los venezolanos. No a los más de 7 millones que votamos por él, ni sólo a los que votaron por Maduro. Debe dirigir sus palabras y acciones hacia los más de 28 millones de habitantes. Todos por igual.

4.     Capriles tiene que seguir siendo el único vocero de la oposición a nivel nacional e internacional. Frente al pueblo y frente a líderes de países y organizaciones. Aquí no cabe afán de protagonismo y centimentraje de muchos miembros de la MUD.

5.     Capriles debe buscar mecanismo de comunicación más directos. Globovisión se ha convertido para Capriles como VTV para Maduro. Cuando desaparezca la línea que mantiene ese canal adónde irá. Debemos pensar en formas de llevar un mensaje permanente -además de los medios interáctivos- hacia todo el pueblo.

6.     Capriles debe confiar más en su liderazgo y menos en los recursos que posee. Los recursos económicos de Capriles fueron limitados frente a los de Maduro en las elecciones. Sin embargo, los resultados fueron evidentes. Debemos seguir trabajando con lo que tenemos. Arroparnos hasta donde nos cubra la cobija.

7.     Capriles no debe saturar a los medios. Tener cuidado de caer en palabras sin consistencia, que no se traduzcan en acciones, y menos en resultados. Debemos fijarnos metas a corto y a largo plazo. Las de corto plazo son la masa crítica para que los venezolanos lo sigamos apoyando. Paso a paso.

8.     Capriles debe gobernar como Presidente, como Líder y no como Gobernador. Lo he dicho antes. El respeto que se ha ganado lo debe mantener estando en cada rincón de Venezuela. Debe ejercer el mismo poder actual frente al Gobierno, para que éste actúe en función del pueblo y sus necesidades básicas. La campaña no ha terminado para Capriles, y no debería terminar sin ser proclamado Presidente.

9.     Capriles debe cuidar lo que dijo en la campaña antes del 14-A. Muchas promesas se hicieron y algunas no las ha cumplido. Sería muy bueno que repasara las palabras mencionadas en sus discursos y comenzara a ejecutarlas -dentro de las posibiliades-. Aquí no hay espacio que debamos perder. Lo que queda es ganar, especialmente, el corazón y la convicción de cada venezolano que quiere una sola Venezuela.