Páginas

11/5/13

¡Maduro no aprediste nada!

Es sorprendente que muchas veces líderes políticos y empresariales tienen a su lado personas de confianza donde delegan, confían y enseñan formas de ver la vida, de trabajar; tácticas para influir en los demás, y sobre todo tratan de transmitirle un legado, y un ejemplo exitoso de cómo triunfar. En el caso de Maduro, quien bebió del mismo manantial de Hugo Chávez por más de una década, no ha podido llegar a la altura de quien gobernó Venezuela por 14 años.

Cuando me refiero a la altura no se debe a la calidad de su gestión, sino a la empatía que creo en todos estos años frente al pueblo, al de a pie, al que pertenecemos la mayoría de la población, que no sólo lo hizo más adicto a programas sociales relacionados con becas económicas y sin esfuerzo que mermaron la capacidad profesional y productiva del venezolano en algunos casos, sino que lo ahogó en mentiras que a lo largo de los años creó una empatía con un líder como Chávez.

A pesar del "buen trabajo" hecho por Chávez, Maduro se ha quedado con la peor parte. Aprendió lo más sencillo: el insulto, las amenazas de muerte, y por supuesto que la oposición es nefasta y terrorista.

En sus pocos meses de haber sido proclamado, no ha dejado de caer en provocaciones. Reacciona con cadenas inservibles con lo que pretende cambiar la ola de dudas y rumores de aquellos que están con él. Me atrevo a decir que ni siquiera con la figura paterna de Chávez como ocurría anteriormente, está llegando a representar.

Por otro lado, su tono de voz cada vez más similar al anterior Presidente, sólo llega hacer una falsa imitación. No tiene y no tendrá facilidad de palabra e improvisación, mucho menos su lenguaje corporal será igual al de su padre. El de Maduro es rígido, con movimiento secos que transmiten más dureza que cariño frente a todos.

Maduro perdió la educación o nunca la ha tenido. Chávez tenía poco ella, pero era cínico y en algunas oportunidades hasta simpático. Era un showman, que Maduro no llegará a convertirse.

Ya la mentira no la ha aguantado, la imitación le está costando cara, y si no reacciona, no seremos la oposición quien lo sacaremos democráticamente, será su mismo pueblo, aquel que hoy en día apoya el chavismo, quien no dejará que Maduro manche de la memoria del que dicen fue un padre ejemplar para ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario