Páginas

26/11/13

Educar en la Convivencia para Prevenir la Violencia Educativa


Les recomiendo la lectura de este artículo, el cual es de interés para todos, especialmente para aquellos que tenemos niños en edad escolar.


El conflicto es un hecho inherente a la realidad social y la escuela no escapa a las situaciones conflictuales de carácter multifacético. Es por ello, que en la actualidad, vemos que cada día son más los jóvenes que sufren violencia, física o psicológica, en el seno de las instituciones educativas. Es más, dicha violencia puede trascender las paredes de la escuela, como es el caso del ciberacoso, lo que nos lleva a la necesidad de formar a los estudiantes en el tema y tomar medidas para  prevenirla.

El aprendizaje de la resolución pacífica de los conflictos contribuirá al desarrollo integral de los alumnos y al manejo de sus diferencias de forma constructiva en sus relaciones cotidianas. La escuela debe ser un lugar seguro y para que sea así, deben haber políticas educativas concretas que trabajen y promuevan en forma integral la convivencia escolar, en pro de climas sociales nutritivos. Debe existir un manual de convivencia construido y respetado por todos los actores educativos; la violencia escolar debe ser erradicada o disminuida dentro de las instituciones y si la violencia se presenta deben existir protocolos claros y precisos  de las acciones a seguir, en pro de la protección de la víctima, en donde la dirección, los profesores y demás miembros de la comunidad educativa  trabajen a la par, y las sanciones a imponer al o los victimario(s) deben ser proporcionales al daño realizado y con una finalidad reparadora o reeducadora.

Es importante formar a los estudiantes y profesores en el tema, que sepan reconocer y detectar las diversos tipos de violencia, que la prevengan y que la desaparezcan en lo posible. Ahora bien, una de las herramientas para el manejo de los conflictos educativos son las competencias comunicativas (parafraseo, reflejo, clarificación, resumen, mensajes en primera persona y asertividad) que son instrumentos utilizados en los procesos de mediación o conciliación y que también pueden ser manejados en la vida diaria dentro de las escuelas y liceos, por parte de los profesores, alumnos, directivos, padres y representantes para conocer activamente y transformar los conflictos hacia lo positivo, evitando o disminuyendo la violencia.

Quisiéramos finalizar nuestra reflexión con una frase de Martin Luther King: "Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos". Y, precisamente, esto es la buena convivencia escolar: Aprender a vivir como hermanos. Es vital educar en la convivencia para prevenir la violencia. No subestimemos nuestro rol de profesores, somos agentes modeladores de nuestros estudiantes, debemos transmitir por medio de nuestro ejemplo a los alumnos y compañeros de trabajo un clima de paz que trascienda más allá de la escuela y se prolongue en el hogar y en las relaciones con las demás personas con las que interactuamos cotidianamente.

La autora es Profesora Titular e Investigadora en el campo de la Resolución Pacífica de los Conflictos de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la Universidad del Zulia. 
Para cualquier consulta sobre este artículo: mariapetzoldrodriguez@gmail.com

21/11/13

La mentalidad de rancho

Para algunos de que vivimos en el extranjero, nos es muy extraño hacernos la idea de la escasez imperante en Venezuela. Cuando en donde vivimos la sobre abundancia de marcas y tipos, exceden nuestra rápida toma de decisiones por la variedad y los niveles de precios que nos permite ser libres de escoger lo que deseamos en base a gustos y presupuesto.

Sin embargo, hoy en nuestro país, todo se limita a lo que exista para ese momento, en donde, a veces, uno tuvo la suerte de conseguir en un abasto, panadería o supermercado que tuviera un artículo extinto, para tratar de abastecer hasta cuándo se pueda, y obviamente pagando el precio que ponga del punto de venta.

Algunos piensan que el gobierno no tiene la capacidad de abastecer de los productos básicos y lo tilda de ineficiente. Sin embargo, me parece que lo hace a propósito para crear caos en la clase media y mayor depencia en la clase pobre de este gobierno que dice ser amigos de los los menos privilegiados.

El fenómeno lo llamaría "mentalidad de racho". Lo explico con el siguiente ejemplo: quien vaya hoy a un supermercado y tenga la suerte de conseguirse un litro de leche, no tomará en cuenta si es descremada o sí vale 100, o si su origen es dudoso o es de producida en Suiza. Simplemente nos conformaremos con lo poco que aperezca. No me refiero a mediocridad, sino a como el gobierno nos va dan pocas opciones y poca oferta que nos lleva a cerrarnos en satisfacer una necesidad primaria e inmediata por encima de la libertad y gustos de cada consumidor venezolano.

Hace unos días hablaba con una persona que trabajó en una compañía de lácteos de origen Suizo, y me comentaba que ellos veían -como todos- con preocupación la situación la escasez  de leche; sin embargo me contaba que en el 2007 ante una época de crisis de leche en Venezuela, ellos triplicaron las ventas de fórmula infantil porque era el sustituto más cercano a la leche y era consumido por adultos inclusive, sin considerar el precio por la situación que estábamos pasando.

¿Cuándo se terminará este desabastecimiento? Me parece que a corto plazo no mejorará. Mientras más depende la población pobre del gobierno, mayor será su efectividad de este de chantaje para obtener votos el 8D. El tira y encoje lleva a pasar a los extremos. Antes no tenías nada, ahora te doy lo que necesitas. Es como estar en desierto por una semana sin  tomar agua, y luego de unos días alguien viene y te ofrece un líquido. Lo tomas y te siente agradecido. El ejemplo más reciente son los electrodomésticos. De algo que era invalorable e imposible de adquirir para una persona de pocos recursos y con sueldo mínimo, Maduro le ofrece -a costa de los demás- acceso a bienes que eran aspiracionales para gran parte de la población, sólo con la idea de que consideremos que él siempre ha hecho bien. Le quitó al que tiene más, para darle a alguien que quiero como gobierno que siga dependiendo de mi.

Ante esta situación, hay que jugársela. No podemos seguir picando la carnada que ni siquiera va de acuerdo al mínimo razonable para sobrevivir. Despertemos. Se que mucha culpa la tienen hoy los dirigentes políticos que no se había atravido a realizar manifestaciones pacíficas, sino hasta este sábado. Actuemos en concordancia. Si algunos no le anima la idea de votar el 8D, pues al menos pensemos en el prójimo.