Páginas

12/1/14

MUD: entre la gallina y el cerdo

No podemos ser optimistas ante una situación, que como venezolanos de a pie se nos escapa de las manos, que es en el cómo hacer las cosas correctamente siendo oposición.

Todos hablaban antes del 8D como si fueran presidenciales, como si se restablecería la legitimidad de algo que desde su origen fue fraude. Como sabemos, los resultados no nos dieron la razón. Si bien ganamos alcaldías "vitrina", nuevamente demostramos que no somos mayoría y que el oficialismo ganó 242 versus 75. Dentro de la oposición no debe verse como triunfo.

Pero lo más grave no había pasado. Maduro prometió -antes de las elecciones- reunirse con los alcaldes electos de todos los bandos, y lo cumplió. Aunque esto no debería ser extraño, los alcaldes electos de la oposición y de la MUD luego de predicar públicamente la ilegitimidad del gobierno que dirige Maduro, ahora se veían rendidos a sus pies, otorgándole de forma y fondo mayor garantía y certeza que el CNE le otorgó en abril, de que él es el Presidente de Venezuela.

Como no toda historia termina con finales felices, y en ésta tampoco ocurrirá, la MUD toma la "brillante" decisión de que Ledezma sea el enlace con el Gobierno, como si el diálogo está sobre la mesa, cuando partimos de nulidad, violencia, e injusticias por el derecho de todos los venezolanos.

Un ejemplo de esto es Simonovis. Maduro no le concedió la amnistía a fines del 2013, y todos los políticos se han hecho eco de esta barbaridad por medio de redes sociales. Sin embargo, no hay un accionar de verdaderos hombres de la MUD ante este hecho. Sólo las palabras quedan plasmadas. Qué decepción. La pasividad continúa, resguardándose  temerosamente en la mala definición de democracia y paz. La verdadera democracia está en la lucha, no en el dejar pasar y ser víctimas de abusos, porque perderíamos los pocos espacios que dominamos. Y con cierre de oro, la Ley Habilitante y la repetición de la junta directiva para la AN, son puntos a favor del chavismo.

La MUD ha pecado por omisión, por temor y por último, por continuar conformándose con palabras que no se convierten en acciones y que, por ende, no otorgan ningún resultado que nos conlleve a avanzar. Este 2014 no hay elección. No habrá excusas. El grado de compromiso y sacrifico de todos los miembros de la MUD es más el de una gallina con sus huevos, que el del cerdo con su carne. Hay que poner todo en el asador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario