Páginas

4/2/14

Capriles, no se negocia

En mayo del año pasado escribía en El Universal un artículo llamado “Capriles, lo que queremos de vos” en donde sugería unas acciones que él debía de tomar. Entre las que destacaban el no regresar a la Gobernación de Miranda y el nunca aceptar los resultados del CNE en relación a Maduro. Ninguna de esas la acató, y en su lugar, nos conseguimos con una persona que dejo de ser líder, porque confundió la pasividad con el ejercicio claro de la democracia.

Capriles, con mucho respeto, te voy a decir con lo que no se negocia:

Ilegitimidad: luego de los resultados de abril todos pensamos que ibas a mantenerte firme con las famosa frases de ilegitimo en referencia a Maduro. Atrás quedó el impulso que diste al declarar unas elecciones como fraude y la denuncia realizada en diferentes organismos internacionales.

Seguridad: Nunca la causa del problema de la violencia ha sido la solución de la misma. Durante 15 años el Gobierno de Chávez y ahora el ilegitimo de Maduro, promovieron, dotaron y fortalecieron la violencia en nuestro país, y a las pruebas nos remitimos que su intención de mejoría ha sido falsa y vacia ¿Cómo puedes sentarte hablar de un problema que ha sido creado por el mismo gobierno? Aquí no hay un tercer actor. Son solo dos. Con este gesto no solo mostraste poca valentía, sino que reafirmaste mi punto anterior. Para ti Maduro es el Presidente de Venezuela.

Violencia verbal: El chavismo como siempre ha excedido con creces sus insultos y acciones. Y hasta hace algunos meses tu lenguaje hacia ellos era de respeto y dignidad. Pero ha cambiado. Han caído en una serie de declaraciones chabacanas y de poca monta para un político. Por otro lado, hablar publicamente de “cuchilladas” en contra de algunas personas de la oposición demuestra poca humildad de reconocer que tu tiempo ya pasó o está a punto de acabar.

Pasividad:  La democracia en Venezuela, no es pasividad y ni calma. Es el ejercicio claro del derecho. La calle es el mecanismo ideal para manifestar un descontento sin utilizar la violencia. Grave la decisión de darle la espalda, no a unos dirigentes como López y Machado, si no a un pueblo que quiere calle. Perdona que sea tan directo, pero atrás quedaron las chaquetas tricolores y las combinaciones –adrede- estilo caja fuerte (donde solo tu conocias la combinación)

Y solo retomo algunas cosas que mencioné en mayo de 2013,  pero que lamentablemente no las tomaste en cuenta:

1.     Capriles tiene que hablarle a todos los venezolanos. No a los más de 7 millones que votamos por él, ni sólo a los que votaron por Maduro. Debe dirigir sus palabras y acciones hacia los más de 28 millones de habitantes. Todos por igual.

2.    Capriles debe buscar mecanismo de comunicación más directos. Globovisión se ha convertido para Capriles como VTV para Maduro. Cuando desaparezca la línea que mantiene ese canal adónde irá. Debemos pensar en formas de llevar un mensaje permanente -además de los medios interáctivos- hacia todo el pueblo.

3.     Capriles no debe saturar a los medios. Tener cuidado de caer en palabras sin consistencia, que no se traduzcan en acciones, y menos en resultados. Debemos fijarnos metas a corto y a largo plazo. Las de corto plazo son la masa crítica para que los venezolanos lo sigamos apoyando. Paso a paso.

4.     Capriles debe cuidar lo que dijo en la campaña antes del 14-A. Muchas promesas se hicieron y algunas no las ha cumplido. Sería muy bueno que repasara las palabras mencionadas en sus discursos y comenzara a ejecutarlas -dentro de las posibiliades-. Aquí no hay espacio que debamos perder. Lo que queda es ganar, especialmente, el corazón y la convicción de cada venezolano que quiere una sola Venezuela.


Los últimos acontecimientos dan a entender que están surgiendo nuevos líderes que sí están escuchando las necesidades de un pueblo.