Páginas

26/3/14

Avianca y el uso efectivo del twitter

Desde hace unos meses llevo preparando un viaje para Venezuela con mi familia. Al vivir en Costa Rica, la opción más sencilla y por ende directa es volar con Taca, hoy Avianca. Compre los boletos con la ruta CCS-SJO-CCS para viajar en la época de Semana Santa. Todo marchaba bien. Demasiado sencillo para ser real.

Sin embargo, hace tres semana, recibo un correo que casi borró por creer que era spam, donde mencionaba que mi vuelo había sido cambiado y que debía llamar. Al llamar a un call center todo puede pasar. Efectivamente, comentaron que mi ruta, en lugar de ser directa a Caracas, debía hacer una corta escala en Bogotá. En la ida no hay inconveniente pensé, solo llegaré una hora más tarde de lo estimado. Sin embargo en el regreso, me dice la persona que me atendió en el call center, "debe dormir una noche en Bogotá y al otro día tomar el vuelo con destino a San José de Costa Rica". Al preguntarle que quién cubría los gastos de hospedaje me dijo que corría por mi cuenta. Sobre esto me negué rotundamente. Le pedí su nombre y el de su supervisor. Solo me dio el de él, como tratando de cubrir o resguardar a su jefe.

Inmediatamente y afortunadamente, comencé a twittear la situación que ocurría y además enviar DM a la cuenta de @Avianca para que me resolvieran el problema. Hubo intercambio de información, y por último le envíe todos los datos del vuelo y de las personas que viajan conmigo. Al cabo de aproximadamente semana y media recibo un correo de Ingrid Recinos de Avianca en el cual se disculpa por la mala atención recibida y que están evaluando el caso de correr con los gastos de hospedaje y transporte desde y hacia el aeropuerto.

Efectivamente, el viernes pasado recibí una llamada indicándome que los costos por pernoctar un día en Colombia los cubriría Avianca. Para mí, que viajo con cierta regularidad con Avianca por Centroamérica, me ha resultado una grata sorpresa, el que hayan escuchado al cliente, y satisfagan una necesitad válida ante una queja creada por ellos mismos.

21/3/14

Querida mamá: tu niño podrá ser feliz

Debo reconocer la fantástica campaña que lanzó la Asociación Nacional de personas con Sindrome de Down (CoorDown) en Italia, con motivo del Día Mundial del Síndrome de Down que se celebró ayer 21 de marzo.

Este spot que adjunto e invito a ver es: simpático, alentador, lleno de alegría, esperanza y con un toque de humor. Ahora, en esta sociedad donde algunos consideran a estas personas como una carga o incluso prefieren que no nazcan, CoorDown da una cachetada a esos comentarios retrogradas y en contra de los derechos de la vida, y expone realmente que enfrenta una madre y una familia. Es una bendición.




Carta a las Madres de los GNB

Queridas madres:

Antes que nada, quiero disculparme si hay alguno de sus hijos no han estado involucrado o ha actuado de forma violenta en las múltiples protestas del último mes en Venezuela.

Intento cerrar los ojos antes de comenzar a escribir este artículo, porque debo rezar por cada una de las personas que han muerto desde hace un mes aproximadamente. Dolor. Dolor es lo que abunda. La violencia al parecer es gratis, y el odio, en toda la población de uno y otro lado, más que un sentimiento, es una inclinación, una forma de vivir y de actuar, frente a alguien que es igualmente un(a) venezolano(a) criado con las mismas costumbres, y que sólo difieren en la forma política de como manejar un país.

Quiero recurrir a ustedes porque son una parte importante que puede ayudar hacer caer en cuenta a sus hijos que la violencia no genera soluciones. No se que tan frecuente hablen con sus hijos; y ni si tampoco procuran preguntar que funciones están asumiendo o si han actuado en contra de alguien en las ultimas protestas. Lo que si me queda claro. Estoy seguro. Es que el corazón de una madre y su amor hacia sus hijos nunca desaparece.

No les pido que les cambian la opinión política a sus hijos. Tampoco le pido que lo hagan ustedes. Simplemente les digo que nos ayuden a frenar el tsunami de violencia que cada día crece más. Agarren la cabeza de sus hijos, y coloquen sus manos sobre sus cachetes y le rueguen, mirándolos a los ojos, que detengan lo que cada uno está haciendo. Creo que una lagrima bastaría para minimizar y hacer cambiar a tantos GNB que usan la fuerza y la irracionalidad por encima de la paz.

Aquí todos tenemos cuota de culpa. Aquí todos hemos tomando la mala iniciativa de sembrar más odio. Por eso le pido que primero hay que ahogar el mal en abundancia de bien, con su cariño, y con su esfuerzo,  por el simple hecho de que conocen a sus hijos, sus anhelos, alegrías, miedos y dudas.

Los estudiantes hacen mucho frente a la situación de Venezuela. Pero no cambiarán, -como lo pueden hacer ustedes- la actitud de sus hijos. Aquí puede haber muchos intereses lícitos como: dinero, entrega de vehículos, acceso a productos de la cesta básica, que hoy en día todos necesitamos para el sustento. Pero estos privilegios nunca deben ser un chantaje para atacar de forma violenta a quien no tiene como defenderse. Cambiemos las armas y la violencia, por la paz y de unión. Ayúdennos por favor.