Páginas

21/3/14

Carta a las Madres de los GNB

Queridas madres:

Antes que nada, quiero disculparme si hay alguno de sus hijos no han estado involucrado o ha actuado de forma violenta en las múltiples protestas del último mes en Venezuela.

Intento cerrar los ojos antes de comenzar a escribir este artículo, porque debo rezar por cada una de las personas que han muerto desde hace un mes aproximadamente. Dolor. Dolor es lo que abunda. La violencia al parecer es gratis, y el odio, en toda la población de uno y otro lado, más que un sentimiento, es una inclinación, una forma de vivir y de actuar, frente a alguien que es igualmente un(a) venezolano(a) criado con las mismas costumbres, y que sólo difieren en la forma política de como manejar un país.

Quiero recurrir a ustedes porque son una parte importante que puede ayudar hacer caer en cuenta a sus hijos que la violencia no genera soluciones. No se que tan frecuente hablen con sus hijos; y ni si tampoco procuran preguntar que funciones están asumiendo o si han actuado en contra de alguien en las ultimas protestas. Lo que si me queda claro. Estoy seguro. Es que el corazón de una madre y su amor hacia sus hijos nunca desaparece.

No les pido que les cambian la opinión política a sus hijos. Tampoco le pido que lo hagan ustedes. Simplemente les digo que nos ayuden a frenar el tsunami de violencia que cada día crece más. Agarren la cabeza de sus hijos, y coloquen sus manos sobre sus cachetes y le rueguen, mirándolos a los ojos, que detengan lo que cada uno está haciendo. Creo que una lagrima bastaría para minimizar y hacer cambiar a tantos GNB que usan la fuerza y la irracionalidad por encima de la paz.

Aquí todos tenemos cuota de culpa. Aquí todos hemos tomando la mala iniciativa de sembrar más odio. Por eso le pido que primero hay que ahogar el mal en abundancia de bien, con su cariño, y con su esfuerzo,  por el simple hecho de que conocen a sus hijos, sus anhelos, alegrías, miedos y dudas.

Los estudiantes hacen mucho frente a la situación de Venezuela. Pero no cambiarán, -como lo pueden hacer ustedes- la actitud de sus hijos. Aquí puede haber muchos intereses lícitos como: dinero, entrega de vehículos, acceso a productos de la cesta básica, que hoy en día todos necesitamos para el sustento. Pero estos privilegios nunca deben ser un chantaje para atacar de forma violenta a quien no tiene como defenderse. Cambiemos las armas y la violencia, por la paz y de unión. Ayúdennos por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario